Inicio

 

 

La Iglesia de Dios comenzó como organización religiosa, el jueves 19 de agosto de 1886, con ocho miembros en las montañas de Barney y Cocker (Carolina del Norte-Tennessee) EE.UU. En poco más de ciento veinte años se ha extendido a 164 países con el mensaje salvador del evangelio.

 

Las Oficinas Internacionales se encuentran en Cleveland Teenessee EE.UU. Para conocer mas de su historia y los diferentes ministerios que lleva adelante, puede ingresar a www.cogwm.org

 

La Iglesia de Dios sostiene numerosas instituciones de educación ministerial y general, a nivel de diploma, bachillerato y maestría. Además cuenta con centros académicos de nivel primario y secundario, así como programas departamentales para jóvenes, damas, varones y niños. También sostiene clínicas médicas, orfanatorios y programas de distribución de alimentos. Su programación radial se transmite en muchos países y tiene publicaciones propias en inglés, español, portugués, francés y otros idiomas. La Iglesia de Dios cree y promueve la educación cristiana.

 

 

Sus publicaciones regulares para la América Latina incluyen: El Evangelio, que es la revista oficial, La Senda Juvenil; El Maestro y el Alumno Pentecostés, que son los manuales para la escuela bíblica dominical para adultos; Sembradores de la Verdad (maestro, alumno y láminas ilustrativas) para niños de 9 a 11 años; Amiguitos de Jesús (maestro, alumnos y figuras para franelógrafo) para niños de 6 a 8 años; Rayitos de Luz (maestro, alumno y figuras para franelógrafo) para niños de 3 a 5 años.

 

Aparte de lo mencionado, también se provee una variedad de libros en las áreas de Biblia, doctrina, educación cristiana, homilética, evangelización, estudios ministeriales, etcétera. Toda persona interesada en obtener información sobre la Iglesia de Dios y sus publicaciones puede ingresar a: www.editorialevangelica.org

 

 

LA IGLESIA DE DIOS EN URUGUAY

MISIONES MUNDIALES.

 

 

De acuerdo a diversos documentos existentes, actas, cartas, contratos de alquiler y diversa documentación legal estamos en condiciones de decir, que la Iglesia de Dios en el Uruguay Misiones Mundiales comenzó en Uruguay en el año 1945; posteriormente tuvo un reinicio en el año 1965. A modo de ejemplo citamos los siguientes documentos: un contrato de alquiler de fecha 27 de julio de 1945; un tramo del contrato dice: “Por una parte el Banco de Montevideo, en la representación invocada y Doña Parascovia S. De Chiglincheff toma en arrendamiento la propiedad situada en la calle Lima No.1354 con destino únicamente a congregación Evangélica”. En este mismo local es donde la Iglesia de Dios tiene su reinicio veinte años después. Un artículo en inglés, también del año 1945 emitido por las Oficinas Generales en Cleveland Tennessee EE.UU., dice “Dos hermanos de origen italiano, Justo Videla y Pedro Cazalaz, invitaron al pastor Marcos Mazzuco de Buenos Aires para que los visitara en Montevideo, a los efectos de organizar la Iglesia de Dios en Uruguay.

 

 

Todos los datos que se registran en esta historia, fueron logrados luego de un arduo trabajo de investigación, recopilación y armado. Podemos saber por información oral y recuerdos de diversas personas, acerca de los esfuerzos evangelisticos y de distribución del evangelio en diferentes lugares del Uruguay. Fueron años de cierto oscurantismo, debido a que eran muy pocos los testimonios cristianos evangélicos en el país, a pesar de que algunas iglesias ya habían llegado a este suelo a comienzos de siglo. La sociedad uruguaya estaba en su apogeo de prosperidad y encantamiento con los principios humanistas y corrientes seculares provenientes mayormente de Europa. Eran los años en que el Uruguay era denominado la “Suiza de América” o la “tacita de plata”, n alusión a su nivel socioeconómico, y el nivel de educación y cultura de sus habitantes. Fue la época en que se establece la separación entre la Iglesia y el Estado, prospera la idea de separar lo religioso de la vida social; se quitan los crucifijos de los hospitales, y se prohíbe hablar de Dios en las escuelas públicas. Más allá de eso, Dios tenía planes para el país y poco a poco, silenciosos trabajos de evangelismo, fueron como semillas plantadas que esperarían su tiempo de florecer.

 

 

El libro “La Historia Oficial de la Iglesia de Dios en el Uruguay Misiones Mundiales” puede ser adquirido en nuestra Oficina Nacional a través de su iglesia local.

 

 

Inicio

 

 

Por Diseñarte - Comunicación Visual